Luego del 6D

Estimados amigos, ayer los venezolanos cumplimos con nuestro deber, aunque pienso que mas bien hicimos nuestro trabajo; pero aún con la votación efectuada y con los escaños obtenidos, no es tiempo de festejos o de regodearse en el triunfo, Venezuela está muy mal herida, está en una Unidad de Cuidados Intensivos, ayer aplicamos un medicamento que debe comenzar a producir mejoras en un tiempo prudencial, aún no la salvamos, estamos en eso.

Es necesario hacer un verdadero diagnóstico de la situación del país, uno que muestre las pruebas del desastre, pero mas que mostrar lo que debe es DEMOSTRAR; que todos en Venezuela sepamos la verdad verdadera, no medias verdades, supuestos, ni acuerdos políticos; los trapos sucios, los cuales se deben lavar en casa, ahora deben tenderse al sol para que sepamos lo que ha pasado. Espero no se sigan creando comisiones de La Verdad, las cuales sólo buscan esconderla por razones políticas o por lo que sea…

Ahora nos toca trabajar para ayudar a conseguir que la economía se recupere, que la seguridad en todos los ámbitos se logre, que la separación de poderes se materialice, y así el país se va a levantar victorioso, en ese momento, sólo en ese momento, sí será oportuno festejar, en ese momento podremos celebrar. Debemos tener muy claro que la Asamblea no es quien nos va a sacar de este embrollo, pero si va a sentar las bases para que se comience a refundar al país.

Los centros del conocimiento, las academias y las asociaciones gremiales tienen la palabra.

En fin, ahora nos toca trabajo y mas trabajo, esfuerzo y mas esfuerzo, sudor y mas sudor, ya tendremos tiempo para vacacionar y descansar

En los discursos post-electorales escuchamos a un Presidente mezquino, egoísta que reconoce el triunfo pero que no lo acepta, recordé las infelices palabras del difunto Hugo Chávez: “Celebren su victoria de Mierda”, solo que el Maduro no tiene ni siquiera el nivel para insultar de esa manera. Pero también escuche las palabras de Henry Ramos Allup con un talante altamente revanchista, con una conducta que mucho se parece al chavismo, con un discurso absolutamente cargado de “pase de facturas” y este tampoco acertó con sus palabras. Es obvio que en algún momento los culpables del desguace del país tendrán que pagar, la impunidad no es una opción, pero deben ser los dirigentes que llevaron al país a donde está ahora, no la base de sus partidos, no el pueblo que les siguió de buena fe, los verdaderos responsables son los Presidentes, los Vicepresidentes, los Ministros, los Viceministros, los Asambleístas, Jueces, Rectores, Contralores etc…,los factores de los distintos entes del estado que tienen la obligación de tomar las decisiones necesarias para la administración del país. Pero nunca los trabajadores al servicio del estado, el pueblo chavista que creyó en quienes le plantearon un modelo fracasado y obsoleto. Recuerdo una frase que mas o menos va así: “No debemos buscar venganza contra nuestros adversarios, pero debemos tenerlos bien ubicados e identificados”

William J. Peña R.