¡¡¡VENEZUELA ES UN TANGO: CAMBALACHE!!!

William J. Peña Reinoso

Venezuela vive el momento mas vergonzoso de su historia, vergonzoso porque ahora, como nunca, la justicia se aplica según los intereses acomodaticios del régimen gobernante. Es cierto que en otras oportunidades esta se encontraba mediatizada, pero nunca, como ahora, había estado tan comprometida y esclavizada a los factores de poder.

que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos
vivimos revolcaos en un merengue y en un mismo lodo todos manoseaos.

Cómo es posible que se hable de un cambio hacia una Venezuela mas justa y se cometa el mas grande fraude contra los valores éticos del país. Cómo podremos ver a nuestros hijos a los ojos y exigirles que respeten las instituciones democráticas, si en ellas no se hace mas que irrespetar a la Constitución de la República y a la inteligencia de los ciudadanos.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador. 
Todo es igual; nada es mejor
los inmorales nos han igualao.”

Por no ser Abogado no sé si las últimas decisiones jurídicas están, en rigor, ajustadas a derecho, como de seguro lo diría un Abogado, presumo que sí, no sé si el axioma aquel de: “Una cosa es lo lógico y otra cosa es lo legal”, representa el espíritu de la decisión de los Tribunales de Justicia, pero siento, en apego a una cierta e incipiente lógica, que éstos se han burlado de todos los venezolanos, partidarios o no del régimen, en una suerte de intercambio de complacencias con el oficialismo.

Que falta de respeto, que atropello a la razón;
cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón.

Ahora asignar contratos a dedo, a un amigo, no es una ventaja para éste, constituir testaferros, con la intención de burlar el ordenamiento legal vigente no es un delito, resulta que el utilizar la posición de privilegio que se detenta para favorecer a un amigo “honesto a toda prueba” no es tráfico de influencias, que manipular la cosa pública en beneficio propio no es ventajismo, que comprometer los recursos del estado en compras obviamente inadecuadas no es delito, que atropellar a los ciudadanos no es abuso de poder, que insultar usando el pretexto del lenguaje coloquial no es amoral, entonces: ¿Qué es; cómo lo calificamos?, ¿Cómo podemos calificar la infeliz frase de: “no me den, póngame donde hay?” ¿Será que no hemos cambiado nada en nuestra República cuando elegimos a los gobernantes actuales, será que este país está condenado a ser propiedad de los caudillos de turno, de sus secuaces y de sus lacayos?. Nuevamente somos víctima de la viveza criolla sobre la lógica, la justicia y del derecho.

No pienses mas, echáte a un lao, que a nadie importa si naciste honráo. 
Que es lo mismo el que labura noche y día como un buey 
que el que vive de los otros, que el que mata o el que cura o esta fuera de la ley.

Lastimosamente, nuestro país y con él todos nosotros, estamos embarcados en un CAMBALACHE, ahora bien: ¿cuál es el camino que nos queda, cómo podemos actuar?. La sociedad civil ha encontrado un resquicio en contra del sólido bloque oficialista y por allí se puede colar, ahora bien: ¿Hasta dónde estos movimientos de la sociedad civil conseguirán resultados de mayor alcance?, en mi opinión estos movimientos solo lograrán resultados en aquellas áreas donde se tenga presencia activa, en donde lo obvio supere los deseos, y apetitos, obscuros del oficialismo y en donde no se permita birlar lo justo.

Hay que estar bien claros que quienes tienen el poder logran imponerse a quienes tienen la razón, lógicamente con abuso y fuerza, pero esto sucede siempre que no se unan los elementos democráticos en una sola voz: JUSTICIA, y así lograr que la razón se imponga a la fuerza. Los regímenes siempre se sustentan sobre los elementos de fuerza y en general este poder lo representan las instituciones de represión del Estado, policías o militares, pero pudiera ser que en un país bizarro como el nuestro, ese poder se transfiera al pueblo que tenga un verdadero espíritu democrático, a esa Sociedad Civil que se come con una buena dosis de amor a la patria y respeto por los conciudadanos, a ese pueblo el cual debería ir a unas elecciones con el ánimo, y la convicción, que solo en ellas se puede crear una verdadera Republica, transformando el fracaso actual en un buen éxito futuro.

En las próximas elecciones podríamos acabar con las pretensiones del oficialismo y terminar de una vez con ese bendito tango en el cual han convertido a Venezuela: CAMBALACHE.

Nota:

Lo escrito en letra cursiva y negrilla corresponde a extractos de la letra de un viejo Tango, el cual tiene la honrosa suerte de haber sido prohibido por dos gobiernos militares en la Argentina.

Anuncios

One Response to ¡¡¡VENEZUELA ES UN TANGO: CAMBALACHE!!!

  1. olga says:

    Joan Manual Serrat fue a él a quien se lo escuche muchas veces, tanto que me lo se de memoria, demasiado buena tu comparación jamás se me hubiese ocurrido, triste realidad pero muy cierta y de nosotros depende cambiarla…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: